Las tácticas en los mundiales | AFEN - Cursos de entrenador de futbol

LAS TÁCTICAS EN LOS MUNDIALES

LAS TÁCTICAS EN LOS MUNDIALES

Hace muchos años, cuando los Mundiales apenas comenzaban, las tácticas no importaban demasiado.

Los jugadores entraban la cancha a hacer lo que sabían: gambetear, tocar el balón, cabecear y, sobre todo, hacer goles. Pero con el tiempo comenzó a imperar la cultura del orden.

En los primeros campeonatos mundiales, todos los equipos utilizaban la táctica 2-3-5, es decir, dos defensas, tres volantes y cinco delanteros. Era la época del fútbol ofensivo.

Pero la necesidad de conseguir resultados hizo que los entrenadores comenzaran a buscar la forma de detener a los contrarios.

A mediados de los años 30 nació la WM, una táctica que buscaba contrarrestar el cambio de la ley del fuera de lugar, que permitía que los jugadores tuvieran dos y no tres jugadores delante de él.

Del 2-3-5 se pasó a una formación de tres defensas, dos volantes delante de ellos, otros dos encargados de la creación y tres delanteros. El nombre de WM salía de su ubicación en la cancha.

Pero en Europa Central no creían en esa táctica. Así nació el cerrojo suizo, que tenía cuatro defensas, tres fijos y uno libre; dos volantes y cuatro delanteros. Este sistema se aplicó durante muchos años, especialmente en el fútbol de Italia y Alemania. Una variante del cerrojo suizo fue la fórmula del éxito de Hungría en los años 50. Así llegó al título olímpico de 1952 y al subcampeonato del Mundial de 1954. Era un sistema muy parecido al 4-2-4, con un falso centrodelantero (Hidegkuti) que se encargaba de organizar el juego.

Brasil salió campeón en 1958 con el 4-2-4 puro. Los dos defensas centrales (Orlando y Bellini) jugaban más retrasados que los laterales, mientras que los dos punteros (Garrincha y Zagallo) hacían lo mismo con respecto a los dos centrodelanteros (Vavá y Pelé).

El 4-4-2 lo mostró por primera vez, y con éxito, Inglaterra. Fue en el Mundial de 1966, en el que salió campeón. Eran cuatro defensas, donde los dos laterales tenían obligaciones de ataque, y tres volantes que acompañaban permanentemente a los delanteros. Bobby Charlton era el encargado del talento. Con ese mismo esquema, aunque mucho más ofensivo por la calidad de sus jugadores, Brasil fue campeón en 1970.

En 1974 se dio una de las grandes revoluciones tácticas: el fútbol total. Lo impuso Holanda en 1974. En ese esquema, todos los jugadores tenían obligaciones defensivas y ofensivas, copaban espacios y dejaban vacíos de acuerdo con las necesidades de juego. Pese al impacto que causó, Holanda no pudo ser campeón.

En 1986, gracias al talento de Diego Maradona, Argentina fue campeón. fue la última revolución táctica. Era un 3-5-2, con dos volantes de ida y vuelta. Esta variante aún es utilizada por muchos equipos.

Ahora, en Francia-98, no hay ningún indicio de una revolución táctica. Al menos por ahora.

No Comments

Comments are closed.